Vendían a sus hijas por Facebook, ya fueron detenidos

Vendían a sus hijas de 3 y 4 años de edad, a través de Facebook y pedían 6 mil dólares por cada una. Ya fueron detenidos.
Vendían a sus hijas por Facebook, ya fueron detenidos
Vendían a sus hijas de 3 y 4 años de edad, a través de Facebook y pedían 6 mil dólares por cada una. Ya fueron detenidos.

Jorge Máximo, de 64 años, y Paula Brigitte, de 23 años, al parecer padres de las menores, postearon la “venta” de las pequeñas.

Algunos de los usuarios no prestaron atención, incluso, pensaron que se trataba de broma de mal gusto.

Sin embargo, una de las usuarias preguntó sí era real la oferta. Al obtener una respuesta afirmativa, decidió preguntar más detalles.

Los supuestos padres indicaron que ellos llevarían a las menores a donde se les indicará y en ese lugar ellos tendrían que recibir su dinero.

En ese momento la mujer al ver que se trataba de una venta verdadera dio parte a la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes.

Una vez levantada la denuncia, la policía le pidió a la mujer contactar a los padres para simular una compra y así poder capturarlos.

La mujer interesada en los menores pidió verlos, por lo que pactó con la pareja un encuentro en la urbanización Puerto Azul, en el distrito Los Ceibos, en Guayaquil, Ecuador.

Vendían a sus hijas por Facebook, ya fueron detenidos

La pareja aceptó que estaban en el lugar para vender a sus hijas. Y ofrecieron un argumento inaceptable para las autoridades.

“Queríamos ofrecerles una mejor calidad de vida”, señaló el padre de las pequeñas.

«Estas personas son de bajos recursos económicos y venían a Guayaquil”, informó el mayor Santiago Racines, jefe de la Dinapen de la Zona 8.

Detuvieron a los padres, las niñas fueron rescatadas y entregadas a una casa de asistencia social.

La fiscalía se encargó de rastrear la redes sociales de los detenidos y recabó pruebas suficientes para imputarlos por el delito de tentativa de trata de personas.

Los inculpados tienen 90 días para presentar pruebas a su favor. De ser encontrados culpables, podrían pasar de entre 13 a 19 años de prisión.