Nueva York le dice adiós al cubrebocas

En Nueva York ya no es obligatorio llevar cubrebocas en espacios cerrados, la prueba tampoco es obligatoria.
Nueva York le dice adiós al cubrebocas
En Nueva York ya no es obligatorio llevar cubrebocas en espacios cerrados, la prueba tampoco es obligatoria.

Kathy Hochul, gobernadora del estado de Nueva York levantó la obligatoriedad de llevar cubrebocas en lugares cerrados y ordenó que tampoco se exija la prueba de vacunación.

Todavía el año pasado la prueba y el cubrebocas eran obligatorios en Nueva York ante el alto número de casos de Covid-19.

Nueva York le dice adiós al cubrebocas

Nueva York no es el único estado en adoptar estas nuevas medidas, países en Europa como Suecia y Dinamarca han levantado la totalidad de restricciones.

La decisión se tomó gracias al alto número de personas vacunadas en esos lugares.

El primer caso conocido de COVID-19 en los Estados Unidos fue confirmado el 20 de enero de 2020, en un repatriado de 35 años de Wuhan, China, cinco días antes.

La Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca se estableció el 29 de enero. Dos días después, la administración de Trump declaró una emergencia de salud pública.

Y anunció restricciones a los viajeros que llegaran de China. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) del norte de California confirmaron el primer caso en los Estados Unidos.

​Al 19 de diciembre, la tasa de mortalidad en los Estados Unidos había alcanzado 959 por cada millón de personas, la duodécima tasa más alta entre las naciones.

Hasta el 20 de febrero de 2022, se contabiliza la cifra de 78 millones 378 mil 525 casos confirmados y 933 mil 899 fallecidos a consecuencia del virus.

En México la vacunación va más lenta pero avanza y cada vez son más las personas que creen en la efectividad de la vacuna.

Prueba de ello es la cantidad de personas que están interesadas en obtener su certificado de vacunación para poder viajar a cualquier parte del mundo.

Otro ejemplo de que en México las campañas de vacunación van por buen camino, es la baja demanda de hospitalización.

Es decir, las personas que se contagian ya no requieren de hospitalización gracias a que la vacuna los protege.