Greenpeace va contra el Tren Maya; Activistas se atan a maquinaria

Greenpeace informó que ocho activistas inmovilizaron con el cuerpo maquinaria que está deforestando la selva Maya.
Greenpeace va contra el Tren Maya; Activistas se atan a maquinaria
Greenpeace informó que ocho activistas inmovilizaron con el cuerpo maquinaria que está deforestando la selva Maya.

Greenpeace México solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador la suspensión inmediata de las operaciones del tramo 5 del Tren Maya.

“Sin una manifestación de impacto ambiental objetiva y fundada en estudios científicos, la construcción del tramo 5 del Tren Maya debe parar”.

Greenpeace también informó que ocho activistas inmovilizaron con el cuerpo maquinaria que está deforestando la selva Maya.

“Si este proyecto sigue perderemos la riqueza natural que ha puesto a México como uno de los países más hermosos».

Los cenotes que albergan vida, se destruirán. Las especies como el jaguar, símbolo de la herencia cultural maya, se quedarán sin su único hogar”, añadió la organización.

Greenpeace va contra el Tren Maya

Greenpeace indicó que cada día que pasa, “la destrucción de la Selva Maya avanza. Es imperdonable ser testigos de esto, desde cualquier parte de México, y no hacer nada”.

“No permitamos que las comunidades originarias pierdan su forma de vida, que la biodiversidad desaparezca.

Y que nuestro país enfrente un futuro sin uno de sus ecosistemas más importantes”, agregó.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador defendió de nuevo el proyecto de construcción del Tren Maya.

Rechazó que sus trazos estén provocando daños mayores y aseveró que se están generando más de 50,000 empleos.

Además insistió en que se están sembrando más de 200,000 hectáreas de árboles.

“No hay daños mayores y ya expliqué que vamos a sembrar, ya estamos sembrando 200,000 hectáreas”, dijo el presidente durante su conferencia de prensa.

Sin embargo por su parte Greenpeace dijo que el trazo ha sido cambiado cuatro veces sin respetar la promesa del tren sobre el derecho de vía existente.

Adentrándose en la selva y sin contar con una Manifestación de Impacto Ambiental, denunciaron.

Señalaron que los daños a la flora, la fauna y los ríos subterráneos serán irreversibles a menos que se cambie el trazo actual del Tramo 5.

Para ello, demandaron a la sociedad civil unirse a su petición para frenar las obras, a través de una recolección de firmas mediante la plataforma Actúa.

Greenpeace pide una Manifestación de Impacto Ambiental

Greenpeace sostiene que sin una Manifestación de Impacto Ambiental objetiva y fundada en estudios científicos, la construcción del Tramo 5 del Tren Maya debe parar.

La falta de evaluación de impacto ambiental viola lo dispuesto en los Artículos 170 a 174 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA).

La cual establece la clausura temporal, parcial o total de un proyecto a instancias de la Profepa.

En caso de ausencia o de la no aprobación del estudio de impacto ambiental que debe ser presentado a Semarnat como requisito para llevar a cabo cualquier obra.

Ante esto, denunciaron que la devastación se extiende en por lo menos 30 kilómetros de selva, con 60 metros de ancho; por lo que desplegaron una enorme manta con el mensaje “Protejamos la selva maya”.

Aleira Lara, directora de Campañas de Greenpeace México, llamó al presidente Andrés Manuel López Obrador a suspender inmediatamente las operaciones en el tramo 5.

Mismas que pretenden abarcar 121 kilómetros de doble vía, con cinco estaciones y tres paraderos y que irá del aeropuerto de Cancún hasta el libramiento a Tulum.

Siempre Unidas, colectivo de mujeres, también está en contra

Tania Ramírez, de Siempre Unidas, colectivo de mujeres del municipio de Solidaridad, enfatizó “este es un proyecto que se nos ha impuesto y que no pedimos».

Además, resaltan que este tramo pasará sobre varios sistemas de cuevas y ríos subterráneos, entre los cuales se encuentra; el sistema Dos Ojos-Sac Actun.

El cual es un sistema complejo que pudiera llegar a tener hasta mil kilómetros y que aloja restos humanos, faunísticos y cerca de 200 sitios arqueológicos.

Asimismo, Greenpeace indicó que habrá impactos negativos en la flora y fauna que habita la selva y que alberga a 114 especies de mamíferos terrestres.

Algunas con categoría de riesgo, entre ellas el jaguar, y que dependen directamente de las cuevas y cenotes para su refugio y abastecimiento.

Así como deforestación de decenas de kilómetros y cientos de miles de árboles dificultará la captación de agua hacia el manto freático.